La decoración en una boda es esencial para crear un ambiente mágico, agradable y hacer que todos tus invitados se sientan especiales. Por norma general, en las bodas pasamos mucho tiempo sentados en la mesa, comiendo y charlando con los invitados. Es por ello por lo que desde hace unos años la decoración en las mesas nupciales se han convertido en un ‘must’. Sobre todo en las bodas temáticas, puesto que es el espacio perfecto para explotar la temática.

Y es que hay miles de estilos por los que optar, así como maneras de celebrar una boda. Las hay más recargadas, llenas de flores y elementos decorativos. Pero también podemos encontrar otras que destacan por su sencillez y naturalidad. Ya no son necesarios los manteles tradicionales o las sillas engalonadas, y en este post te lo vamos a demostrar. Coge papel y boli porque ¡empieza la inspiración semanal!

 

Boda Tropical

Uno de los temas de moda sin duda. Si te casas en verano, ¿por que no darle un aire tropical? No hace falta irse al otro lado del charco para sentir las “tropical vibes”. Basta con incorporar a la mesa hojas de palma, un toque de color llamativo, y detalles tan bonitos como estos. Ten en cuenta que los detalles en este caso van a ser los protagonistas de la mesa, así que opta por mobiliario de un color neutro, como el blanco en este caso.

 

Decoración: d-bodas / Fotografía: Mi lima limón 

 

Boda Bohemia

Al aire libre, bohemia y ecléctica. Así es esta espectacular mesa alargada en la que podríamos pasarnos horas de tertulia. La clave en esta ocasión son la cantidad de detalles que adornan la parte central de la mesa. Mucho color y muchas texturas pero sin perder el equilibrio y la armonía. Y todo ello enmarcado por una mesa de madera maciza y sillas de distintos estilos. Sin duda una de nuestras favoritas.

 

Decoración: Happy Endings Barcelona / Fotografía: The Visual Partners

 

Boda ‘Casablanca’

Elegancia y frescura. Son las primeras palabras que nos vienen al ver estas impresionantes mesas. Con pocos detalles han conseguido evocarnos a la mítica película de Casablanca en los años 40. Ramos sencillos con flores anaranjadas, y bajoplatos en plata. Este es el claro ejemplo de “menos es más”. Porque a veces la sutileza es lo más nos llama la atención.   

 

Decoración: Cristina & Co / Fotografía: Sara Frost

Fuente: Tendencias de Bodas