• Te damos algunos consejos para que aplazar tu boda por culpa del Coronavirus no suponga un gran problema.
  • Hay muchos detalles que tienes que tener en cuenta: proveedores, invitados, seguro de bodas, documentación…

En primer lugar, intentad estar lo más relajados que podáis. Sabemos que es muy fácil decirlo, pero que a la hora de la verdad, la situación es muy complicada. Sin embargo, no hay nada que podáis hacer ahora mismo, así que ante todo, calma, que antes o después, las aguas volverán a su cauce.  Somos conscientes de la ilusión y el sacrificio que conlleva organizar una boda y que habéis estado meses cuidando cada detalle para que ese día fuese perfecto. Seguramente teníais en mente previstos mil incidentes que podían suceder, pero nunca una situación como esta, y de repente os ha tocado aplazar la boda por culpa del Coronavirus, o como científicamente se conoce, COVID-19, un virus que hasta ahora desconocíamos.

Ante esta circunstancia, en la que se encuentran miles de parejas en todo el país, solo podéis esperar y poner el freno a todos los preparativos que teniais en curso para solucionar la papeleta de la mejor manera posible. Como seguramente algunos estéis todavía en shock y no sepáis por donde empezar, hemos recopilado algunos tips para ayudaros y que no se os escape ningún detalle. Coged papel y boli que empezamos:

Qué hacer si tenéis que aplazar la boda por el coronavirus

 

cancelar-convite-coronavirus

 

1. Cambiar la fecha del enlace

Quizás este pueda pareceros el más nimio de los detalles, e incluso os parezca absurdo ante la incertidumbre que supone no saber cuando acabará esta situación. Pero si le dais la vuelta a este planteamiento, os daréis cuenta que cuanto antes la cambiéis, más posibilidades tendréis de elegir la fecha y sobre todo la temporada en la que os gustaría casaros. Ya no se trata de este año o del que viene, se trata de poder seguir adelante con la idea que llevabais en mente. Y si sois de los que os resulta indiferente verano o invierno, con mayor motivo. Si la cambiáis ya, quizás hasta podáis celebrar el enlace en diciembre. Y las bodas en invierno son tan bonitas como las estivales.

2. Avisar a los invitados

Probablemente este punto no corra tanta prisa, pues la mayoría de vuestros invitados estarán en la misma situación que vosotros, pero es importante para que también se puedan organizar. Lo más seguro es que más de uno os haya llamado para saber si la boda sigue en pie, sin embargo, nosotros os recomentamos que lo comuniquéis de forma oficial. Si habíais creado una página web para el evento, podéis utilizarla para comunicarlo, y mantenerla para la próxima fecha. También podéis hacer uso de vuestra creatividad y crear una imagen para difundirla en vuestros grupos de WhastApp o por e-mail.

 

save the date

 

3. Hablar con los proveedores: lugar de la celebración, catering, fotógrafo, floristería…

Este es uno de los puntos más complicados y que más tiempo os va a llevar, por lo que os recomendamos paciencia. Es una situación tan complicada para vosotros como para ellos. Lo primero que tendréis que revisar es la política de cancelación y toda la documentación que tengáis. Lo más seguro es que os garanticen una fecha futura y que aquello que hayáis abonado se quede a cuenta para cuando pueda celebrarse el enlace. Lo más importante es que podáis llegar a un acuerdo ambas partes para que nadie salga perjudicado.

4. El vestido de novia, el traje de novio, y los complementos

En esta cuestión os hablamos desde la experiencia, en primera persona, y os decimos que no tenéis nada de lo que preocuparos. Si tanto tu vestido como el traje ya estaban encargados, no hay ningún problema. Nuestro taller continua trabajando de forma remota para que todos y cada uno de vuestros pedidos estén listos llegado el momento.

Lo único que os recomendamos es que mantengáis la talla con la que los habéis comprado. Y si engordáis o adelgazáis, no pasa absolutamente nada. Haremos las pruebas que hagan falta hasta que os quede perfecto. En el caso de que la boda se tenga que posponer al invierno, o viceversa, siempre podemos modificar el vestido o traje a vuestro gusto para la ocasión, con pequeños detalles que lo convertirán en una pieza única.

 

celia-michon-JIISwPwxPD8-unsplash

 

5. Partidas personalizadas del enlace

Si bien el vestido y el traje no suponen un gran inconveniente, sí que lo suponen los anillos y aquellos detalles que hayáis personalizados. En ese aspecto tenéis dos opciones: modificarlos, lo que os supondrá un pequeño desembolso imprevisto en vuestro presupuesto, o mantenerlos tal y como están. A fin y a cuentas era vuestra fecha original y quedará como una anécdota para la posteridad.

6. La luna de miel

Si la organización de vuestra boda ya estaba muy avanzada, seguramente ya teníais el viaje de novios contratado. En este aspecto, lo primero que debéis revisar es la política de cancelaciones y cambios. Sin embargo, dada la situación de excepción que estamos viviendo, hay muchas agencias de viajes, aerolineas y hoteles que están tomando medidas excepcionales para que nadie salga perjudicado. Lo más seguro es que os cambien la fecha sin ningún tipo de problemas, pero debéis de estar muy atentos a la letra pequeña y a las condiciones económicas que pueda suponeros el cambio.

7. Seguro de bodas

No suele pasar nada, pero por si pasa, cuando nos preguntáis siempre os recomendamos que contratéis un seguro de bodas. Si en su día contratasteis el vuestro, lo primero que tenéis que hacer, por delante de los puntos anteriormente mencionados, es poneros en contacto con el agente de seguros. El os informará de las posibilidades que tengáis en función de la póliza contratada. En los seguros más básicos, este tipo de situaciones no suelen estar contempladas, pero es importante que reviséis todas la cláusulas para ver si podéis acogeros a alguna de ellas, y almenos, miniminar un poco los costes que pueda suponer la cancelación del enlace.

helloquence-OQMZwNd3ThU-unsplash

8. Hacer algo especial el día B 

Que no se vaya a celebrar la boda ese día no significa que vuestros nervios no vayan a estar a flor de piel, y con más motivo ese día. Para evitar dramatizar y que se convierta en un día triste, os proponemos que organicéis algun plan en pareja para “celebrar” ese día y guardarlo siempre en el recuerdo como algo bonito y no como algo negativo. Podéis hacer una cena romántica, da igual que sea fuera o en casa, el caso es estar juntos; podéis programar una escapada para ese día (si la situación lo permite), o hacer algún plan que os encante a los dos.

Y como os decíamos al principio de este artículo, sabemos que no es una situación nada fácil. Queremos haceros llegar todo nuestro apoyo, cariño y solidaridad a todas las parejas afectadas así como a todos los proveedores del sector que con ilusión trabajan por hacer de cada una, la boda más especial que se pueda imaginar. Si tenéis cualquier duda, ya sabéis donde encontrarnos. Estamos a vuestra entera disposición.